SALOMÓN

EL HIJO DEL REY DAVID CONSTRUYE EL TEMPLO – EL HIJO DE DIOS «HIJO DE DAVID» NOS HACE SU TEMPLO

 © Carlos Padilla – Mayo 1998

 

Espiritualmente hablando, Salomón comienza su vida histórica relevante casándose con la hija de Faraón, donde podemos ver a Cristo casándose con la hija del mundo, nuestra alma. Aunque Salomón puede ser una prefiguración de Jesucristo, lo más relevante que Dios nos enseña es lo que nosotros hacemos con el maravilloso regalo de la persona de Cristo, lo que vemos reflejado en la persona e historia de este rey de Israel. De manera que vamos a poder comprender por qué la historia de Salomón termina con la apostasía de este hombre, rey de Israel, que fue elegido por Dios para la construcción del Templo.

Su apostasía nos revela la apostasía de las religiones cristianas de la historia, iglesias que han utilizado el nombre del Salvador, pero todas, las 1000 esposas de Salomón, adulteran con sus cultos, imágenes y usan un falso evangelio y hasta han modificado los 10 Mandamientos, además de anteponer sus tradiciones de iglesia a la Palabra de Dios, casos palpables en la iglesia de Roma, Griega, Protestante y Evangélica.

Llevan pues a Cristo a un segundo plano. Por lo tanto, ellas incluyen a Jesucristo en su predicación, pero además a otros intermediarios falsos, caso de santos y vírgenes, y no hablan la verdad del Evangelio. No proclaman a Cristo como único Salvador entre Dios y el hombre “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre…” (1 Timoteo 2:5). Y además piden someterse a sus preceptos y sistemas religiosos, cuando el Evangelio de Jesucristo en la Biblia, enseña que sólo en la persona de Jesucristo se halla la salvación, y que las obras serán una continuidad y demostración de nuestra fe, no el medio de la salvación. 

Salomón pide a Dios sabiduría para gobernar el pueblo de Dios, así como Cristo pide amor para con la Iglesia. Sin embargo en la apostasía de Salomón, el mensaje más impresionante que podemos encontrar es la misericordia de Cristo, cómo se entrega a la crucifixión, es escupido, azotado, condenado, nuestro buen Señor se dio por amor de Su esposa, nuestras almas, se deja humillar por el mundo, por las iglesias organizadas del mundo, por los escribas y fariseos, por aquellas que adulteran el mensaje de la Salvación.

No es que Cristo quiera que esto se haga, obviamente, sino que por Su gran amor por nosotros, ha aguantado que las iglesias usen Su nombre como si de su esposo se tratase, así como las 1000 esposas convencen a Salomón de ir a dar culto a sus dioses. Cristo aborreciendo esto y venciéndolo en las profecías a las 7 iglesias de Apocalipsis, mientras el mundo dura, se queda en estas instituciones, con la Biblia, con el Evangelio, para que aquellos que abran la puerta de su corazón y entiendan que su iglesia les engaña, busquen la Verdad en Su Palabra, y terminen aborreciendo a la ramera, la Babilonia, la que está condenada en el juicio de Dios, la que ha engañado a todas las naciones y cometido fornicación espiritual con los reyes de la tierra. 

Por lo tanto, Dios nos deja una advertencia y un llamamiento para que Su pueblo, Judíos y Gentiles, en Cristo, encuentren en ese Salomón, Jesucristo, la salvación mesiánica, y dejen el culto a sus tradiciones, dioses falsos y santos, vírgenes que son muertos temporalmente para nosotros, y reciban al Dios Vivo, que abran la puerta a Jesucristo, el árbol de la vida.

También quisiera destacar que debemos ver a las 1000 esposas de Salomón como a todas las religiones del mundo, aquellas que aborrecen a Jesucristo, porque prefieren confiar en su dioses de madera, yeso o metal, o en sus filosofías o leyes, incluida la Ley de Dios, que es el ministerio de la condenación y de la muerte (2 Corintios 3:7-18), pues el hombre halla en la Ley que no puede cumplirla, y todo esto lo anteponen al Dios Vivo, engañados por el enemigo de la humanidad, que se hace pasar por el mismo Dios, y se presenta como ángel de luz (Luci-Fer), el enemigo de Dios, aquél que aúna, odio, terror, muerte, necedad, orgullo, y un largo etc. que a todos nos ha inculcado desde el Génesis de la humanidad, pues seduce la mente para que coma del conocimiento y no pregunte a Dios. Una humanidad a la que hemos venido con nuestras almas para vivir la experiencia de estar sin Dios, el infierno,  de soledad y de muerte, para que busquemos a Dios, anhelemos Su presencia, la del dador de la vida,  y vida eterna. Alelu-Yah.

 

TEXTO BÍBLICO

1 REYES: 3 

SALOMÓN SE CASA CON LA HIJA DE FARAÓN

1Salomón hizo parentesco con Faraón rey de Egipto, pues tomó la hija de Faraón, y la trajo a la ciudad de David, entre tanto que acababa de edificar su casa, y la casa de Yahweh, y los muros de Jerusalén alrededor.  

Salomón prefigura a un hombre en el que ya reina Cristo, una persona que está edificando su casa, su alma con Cristo. Hizo parentesco con Faraón, y este es el primer paso que da un hombre y en el que debe tener prudencia, porque si bien tenemos que vivir en el mundo, representado por Egipto y su sistema, el tomar a la hija de Faraón, representa casarse con la idea o con la mente del regidor del sistema, y este ya sabemos que es enemigo de Cristo. No obstante Dios quiere bendecirnos aun en las cosas del mundo. 

Salomón ama a Dios y edifica la casa, su alma, en honor a Dios y en honra de su Padre.

 

SALOMÓN Y SU SABIDURÍA DADA POR DIOS

16En aquel tiempo vinieron al rey dos mujeres rameras, y se presentaron delante de él.  

Las dos rameras son nuestras dos alternativas. Una la religión y otra, el hijo vivo, Cristo. Si dudas por la literalidad de este pasaje de que de una ramera no puede nacer Cristo, no tienes ojos para ver, ni oídos para oír, y además te crees limpio de pecado cuando tu alma es una ramera, y la mía, siendo Cristo que al nacer nosotros de nuevo, nace Él en nuestra alma y nos hace Su esposa. No es nuevo que Dios llame a Su esposa, a Su pueblo, ramera. Es más, Yahweh le pidió al profeta Oseas (1:2-3) que se casara con una mujer ramera y tuviera hijos de prostitución.

Pero sigamos en el pasaje en el que estábamos. 

17Y dijo una de ellas: ¡Ah, señor mío! Yo y esta mujer morábamos en una misma casa, y yo di a luz estando con ella en la casa. 18Aconteció al tercer día después de dar yo a luz, que ésta dio a luz también, y morábamos nosotras juntas; ninguno de fuera estaba en casa, sino nosotras dos en la casa. 19Y una noche el hijo de esta mujer murió, porque ella se acostó sobre él. 20Y se levantó a medianoche y tomó a mi hijo de junto a mí, estando yo tu sierva durmiendo, y lo puso a su lado, y puso al lado mío su hijo muerto. 21Y cuando yo me levanté de madrugada para dar el pecho a mi hijo, he aquí que estaba muerto; pero lo observé por la mañana, y vi que no era mi hijo, el que yo había dado a luz. 22Entonces la otra mujer dijo: No; mi hijo es el que vive, y tu hijo es el muerto. Y la otra volvió a decir: No; tu hijo es el muerto, y mi hijo es el que vive. Así hablaban delante del rey.

Los hijos son la fe que cada uno ha puesto bien en su propia creencia y conciencia, o bien en Cristo. Pero cuando se ve que una de ellas miente, y se quiere quedar con el hijo de la otra, o sea con la fe en Cristo, que es el hijo que vive, porque el otro está muerto, pues el resultado de haber dormido confiado en la vida sobre su creencia errónea da como resultado que se apoye en su creencia y al hacerlo y no tener consistencia el hijo, o continuidad, muere. En realidad, lo que aprendemos en este capítulo es que el mensaje de Cristo es dado por aquél que lo tiene para que los otros se salven.

23El rey entonces dijo: Esta dice: Mi hijo es el que vive, y tu hijo es el muerto; y la otra dice: No, más el tuyo es el muerto, y mi hijo es el que vive. 24Y dijo el rey: Traedme una espada. Y trajeron al rey una espada. 25En seguida el rey dijo: Partid por medio al niño vivo, y dad la mitad a la una, y la otra mitad a la otra. 26Entonces la mujer de quien era el hijo vivo, habló al rey (porque sus entrañas se le conmovieron por su hijo), y dijo: ¡Ah, señor mío! dad a ésta el niño vivo, y no lo matéis. Mas la otra dijo: Ni a mí ni a ti; partidlo. 27Entonces el rey respondió y dijo: Dad a aquélla el hijo vivo, y no lo matéis; ella es su madre. 28Y todo Israel oyó aquel juicio que había dado el rey; y temieron al rey, porque vieron que había en él sabiduría de Dios para juzgar.

Un hombre, o mujer que ama a Dios, y lo comprobarás si eres de Él, tiene una sabiduría mayor que los demás, porque Dios está con él y le inspira, siempre que el tal hombre no se aparte de Su camino.

1 REYES: 4

7Tenía Salomón doce gobernadores sobre todo Israel, los cuales mantenían al rey y a su casa. Cada uno de ellos estaba obligado a abastecerlo por un mes en el año.  

Dios dio a Jacob -Israel- 12 hijos, 12 tribus. Jesucristo nombró a 12 apóstoles. De estos salen los 144.000 sellados.

20Judá e Israel eran muchos, como la arena que está junto al mar en multitud, comiendo, bebiendo y alegrándose. 21Y Salomón señoreaba sobre todos los reinos desde el Eufrates hasta la tierra de los filisteos y el límite con Egipto; y traían presentes, y sirvieron a Salomón todos los días que vivió.

Esta época de bonanza y paz prefigura la paz que menciona la profecía de Jesucristo de que cuando digan: “paz y seguridad…” entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina. 1 Tesalonicenses 5:3.

29Y Dios dio a Salomón sabiduría y prudencia muy grandes, y anchura de corazón como la arena que está a la orilla del mar. 30Era mayor la sabiduría de Salomón que la de todos los orientales, y que toda la sabiduría de los egipcios. 31Aun fue más sabio que todos los hombres, más que Etán ezraíta, y que Hemán, Calcol y Darda, hijos de Mahol; y fue conocido entre todas las naciones de alrededor. 32Y compuso tres mil proverbios, y sus cantares fueron mil cinco. 33También disertó sobre los árboles, desde el cedro del Líbano hasta el hisopo que nace en la pared. Asimismo disertó sobre los animales, sobre las aves, sobre los reptiles y sobre los peces. 34Y para oír la sabiduría de Salomón venían de todos los pueblos y de todos los reyes de la tierra, adonde había llegado la fama de su sabiduría.

También vemos como la profecía anuncia que todas las naciones harán lamentación por él, hablando de Cristo. Cualquier hombre que tenga a Cristo, que sea un verdadero discípulo del Maestro, tendrá sabiduría de la mente de Cristo y todas las personas vendrán a escuchar la sabiduría de Dios que emana esa alma.

1 REYES: 6

7Y cuando se edificó la casa, la fabricaron de piedras que traían ya acabadas, de tal manera que cuando la edificaban, ni martillos ni hachas se oyeron en la casa, ni ningún otro instrumento de hierro.

La casa de Yahweh se hace con piedras acabadas, las almas de Su pueblo que ya han pasado por la vida y están pulidas para que seamos colocados cada uno en su lugar. Unas Iglesia hecha de discípulos maduros que se aman unos a otros, y al prójimo, porque predican en Evangelio y hacen buenas obras.

11Y vino palabra de Yahweh a Salomón, diciendo: 12Con relación a esta casa que tú edificas, si anduvieres en mis estatutos e hicieres mis decretos, y guardares todos mis mandamientos andando en ellos, yo cumpliré contigo mi palabra que hablé a David tu padre; 13y habitaré en ella en medio de los hijos de Israel, y no dejaré a mi pueblo Israel.

Condición de Dios para bendecir y proteger a una persona: que andemos en Su Palabra.

El resto describe la construcción del templo. 

Y Yahweh ha cumplido su palabra que había dicho; porque yo me he levantado en lugar de David mi padre, y me he sentado en el trono de Israel, como Yahweh había dicho, y he edificado la casa al nombre de Yahweh Dios de Israel. 21Y he puesto en ella lugar para el arca, en la cual está el pacto de Yahweh que él hizo con nuestros padres cuando los sacó de la tierra de Egipto.

27Pero ¿es verdad que Dios morará sobre la tierra? He aquí que los cielos, los cielos de los cielos, no te pueden contener; ¿cuánto menos esta casa que yo he edificado? 28Con todo, tú atenderás a la oración de tu siervo, y a su plegaria, oh Yahweh Dios mío, oyendo el clamor y la oración que tu siervo hace hoy delante de ti; 29que estén tus ojos abiertos de noche y de día sobre esta casa, sobre este lugar del cual has dicho: Mi nombre estará allí; y que oigas la oración que tu siervo haga en este lugar. 30Oye, pues, la oración de tu siervo, y de tu pueblo Israel; cuando oren en este lugar, también tú lo oirás en el lugar de tu morada, en los cielos; escucha y perdona.

Esta casa sobre la cual estará el Señor es el alma convertida en templo de Dios, alma habitada por el Espíritu Santo, construida con el arrepentimiento y haciendo el trono para que se siente en ella Cristo, el Rey, y lugar para el arca del pacto, en nuestro corazón, donde estará el pacto de Dios con nosotros. El trono de nuestro yo, debe dejar lugar a Jesús, para que sea Él quien gobierne nuestras vidas.

 

PACTO DE DIOS CON SALOMÓN

1 REYES: 9

1Cuando Salomón hubo acabado la obra de la casa de Yahweh, y la casa real, y todo lo que Salomón quiso hacer, 2Yahweh apareció a Salomón la segunda vez, como le había aparecido en Gabaón. 3Y le dijo Yahweh: Yo he oído tu oración y tu ruego que has hecho en mi presencia. Yo he santificado esta casa que tú has edificado, para poner mi nombre en ella para siempre; y en ella estarán mis ojos y mi corazón todos los días. 4Y si tú anduvieres delante de mí como anduvo David tu padre, en integridad de corazón y en equidad, haciendo todas las cosas que yo te he mandado, y guardando mis estatutos y mis decretos

 

RIQUEZAS Y FAMA DE SALOMÓN

14El peso del oro que Salomón tenía de renta cada año, era seiscientos sesenta y seis talentos de oro;…

El peso de renta de andar en la sabiduría y confiar en uno mismo es la marca de la bestia, que hace que nuestra mente vuelva al principio del Génesis, o sea, que la culminación del fruto del conocimiento del bien y del mal, es que confiemos en la sabiduría por nosotros mismos y no que la reconozcamos como de parte de Dios, incluso tras habérsela pedido. Si te pasa esto entonces tendrás una renta equivalente al número de la marca de la bestia. Debemos consultar a Dios todas las cosas por Cristo, en el Espíritu Santo, y que Él confirme en oración y hechos, o por voz.

No lo olvidemos: El temor de Yahweh es el principio de la sabiduría. Proverbio 1:7 y Job 28:28. 

 

APOSTASÍA Y ENEMIGOS DE SALOMÓN

1 REYES: 11

1Pero el rey Salomón amó, además de la hija de Faraón, a muchas mujeres extranjeras; a las de Moab, a las de Amón, a las de Edom, a las de Sidón, y a las heteas; 2gentes de las cuales Yahweh había dicho a los hijos de Israel: No os llegaréis a ellas, ni ellas se llegarán a vosotros; porque ciertamente harán inclinar vuestros corazones tras sus dioses. A éstas, pues, se juntó Salomón con amor.  

Como ya hemos visto al principio, Salomón representa a aquellos que tienen a Cristo, al pueblo de Dios. Este amor de Cristo le ha llevado a tomarnos a nosotros que somos la hija de Faraón, el alma del mundo. Pero el hombre, usando el nombre de Cristo, ha amado a mujeres-almas-mentalidades extranjeras, más bien debemos decir a las tradiciones de las culturas, las cuales han mezclado el Evangelio de Cristo con las costumbres paganas o a las religiones míticas.

Si bien la hija de Faraón es la primera de las 1000 esposas y ya representa a toda alma que no conoce a Cristo para hacerla su esposa, el resto de la multitud de esposas,  999 que visto desde lo alto es 666, son esas costumbres de adoración de demonios, dioses de barro, de madera, etc. Las iglesias son parte de ellas, ya que han mezclado su tradición y cultura con el nombre de Cristo y por esto mismo hay tantas denominaciones en la cristiandad.

La verdadera Iglesia esposa de Jesucristo son las almas de Judíos y Gentiles que reciban al Mesías Yahshua, Jesucristo.

Por lo tanto, tenemos una mezcla abominable en el mensaje de la cristiandad, que habrá que volver a limpiar usando la Biblia y llamando al Espíritu Santo, y esto lo tiene que hacer para sí mismo cada creyente, para que sea llevado a la verdad de Dios, la única verdad, y esa verdad es Jesucristo, el Mesías.

3Y tuvo setecientas mujeres reinas y trescientas concubinas; y sus mujeres desviaron su corazón. 4Y cuando Salomón era ya viejo, sus mujeres inclinaron su corazón tras dioses ajenos, y su corazón no era perfecto con Yahweh su Dios, como el corazón de su padre David. 5Porque Salomón siguió a Astoret, diosa de los sidonios, y a Milcom, ídolo abominable de los amonitas. 6E hizo Salomón lo malo ante los ojos de Yahweh, y no siguió cumplidamente a Yahweh como David su padre. 7Entonces edificó Salomón un lugar alto a Quemos, ídolo abominable de Moab, en el monte que está enfrente de Yahweh, y a Moloc, ídolo abominable de los hijos de Amón. 8Así hizo para todas sus mujeres extranjeras, las cuales quemaban incienso y ofrecían sacrificios a sus dioses.

Las iglesias, desde la de Roma a las de América, hacen culto a sus santos y vírgenes como las esposas de Salomón. Yahweh se enojó contra Salomón por su apostasía. Yo advierto desde este medio a cada lector a que evite que El Señor se enoje contra cada uno, y que dejen las costumbres paganas de intermediarios que no son Aquel que dice: “Yo soy el Camino, y La Verdad y La Vida, nadie viene al Padre, sino por mí. Jesucristo”. Juan 14:6.

9Y se enojó Yahweh contra Salomón, por cuanto su corazón se había apartado de Yahweh Dios de Israel, que se le había aparecido dos veces, 10y le había mandado acerca de esto, que no siguiese a dioses ajenos; más él no guardó lo que le mandó Yahweh.  

14Y Yahweh suscitó un adversario a Salomón: Hadad edomita, de sangre real, el cual estaba en Edom …

23Dios también levantó por adversario contra Salomón a Rezón hijo de Eliada …

26También Jeroboam hijo de Nabat, efrateo de Sereda, siervo de Salomón, cuya madre se llamaba Zerúa, la cual era viuda, alzó su mano contra el rey …

Dios manda enemigos contra aquellos que se apartan de Su camino, habiendo puesto a Cristo antes en sus corazones como Rey. “Horrenda cosa es caer en manos del Dios Vivo”. (Hebreos 10:31). Dios nos proteja para que no caigamos de la Fe en Cristo por Su gracia.

 

MUERTE DE SALOMÓN

41Los demás hechos de Salomón, y todo lo que hizo, y su sabiduría, ¿no está escrito en el libro de los hechos de Salomón? 42Los días que Salomón reinó en Jerusalén sobre todo Israel fueron cuarenta años. 43Y durmió Salomón con sus padres, y fue sepultado en la ciudad de su padre David; y reinó en su lugar Roboam su hijo.

 

CONCLUSIÓN

La sabiduría, vista como fruto del conocimiento del bien y del mal, es el fruto prohibido por Dios, del cual la serpiente quiere seducirnos para que comamos de él. Si un hombre o una mujer se basa en su sabiduría, se hace prepotente y no escucha ni a Dios. 

La sabiduría que el hombre debe comer es: el temor de Dios es el principio de la sabiduría.

Si construyes el templo de Dios en tu alma, no te apartes de Su lado para que no te visiten los enemigos.

La sal de tierra somos nosotros, la sal era necesaria para conservar los alimentos cuando no había frigoríficos, y de un día para otro el alimento sólido se pudría. Si no predicamos el Evangelio, las almas se mueren y van al infierno eterno. Nosotros debemos conservar el alimento sólido que Dios nos da, Su Palabra, que es amor de Dios, y no ir a ver lo novedoso que traen las nuevas sectas, nuevos evangelios apócrifos, nuevas religiones, ya que Dios dice: “Yo Yahweh, no cambio” (Malaquías 3:6-12), y Cristo dice: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán…” (Mateo 24:35).

Seamos sal de la tierra y luz del mundo, y conservemos siempre el alimento de Dios sazonándolo con amor de Dios, y conservemos a Cristo en nuestra alma, el templo de Dios. Alelu-Yah. Amén.