JESUCRISTO   LA RESURRECCIÓN VIENE. HE AQUÍ QUE VIENE CON LAS NUBES Y TODO OJO LE VERÁ, Y LOS QUE LE TRASPASARON. Apocalipsis 1:7.

   PAGINA INICIAL  

 CONTACTENOS    EL CAMINO A  DIOS    EL EVANGELIO   LA BIBLIA     DICCIONARIO ESPIRITUAL    ALIMENTO SOLIDO

LA RESURRECCIÓN VIENE

EL HIJO DE DIOS HA DADO SU VIDA PARA QUE VIVAMOS ETERNAMENTE

TODOS LOS MUERTOS RESUCITARÁN. JUSTOS E INJUSTOS

¿Sabe Ud. que va a resucitar aunque no quiera?

 © Carlos Padilla, Febrero 2002

 

¿Sabe Ud. que según la Biblia, Cristo ha vencido a la muerte y que, para que todo hombre lo vea, vamos a ser resucitados después de la muerte, unos para vida eterna y otros para muerte eterna? ¿Sabe Ud. que va a resucitar aunque no quiera?.

Si, habrá un juicio final en el que todos podrán comprobar el trono de Dios y a Él sentado reinando, para que vean que era cierto. ¡Crea en Él! Dios le ama.


EN ESTE ESTUDIO QUISIERA QUE ANTES DE VER EL TEXTO BÍBLICO MEDITASEN LO SIGUIENTE:

Cuando la resurrección venga: Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados... Evangelio según San Mateo 11:5. Los paralíticos, los discapacitados psíquicos, todos los enfermos serán sanados. 

La ciencia no puede demostrar que no haya vida después de la muerte. ¿Ud. qué quiere creer? multitud de testimonios de pacientes que han visto la otra vida y han regresado, han sido cambiados, se han hecho escáner de almas que salen del cuerpo, etc.

Cuando la resurrección venga: La paz y el Amor llenarán a todas las almas y podrán vivir confiadamente.

Cuando la resurrección venga: Veremos a Dios y Él estará con nosotros todos los días 

La importancia del paso de Cristo por la vida humana, radica en que Él tenía que cumplir la Ley de Dios para que se demostrase que Dios no miente, cuando dice que el que cumpla toda la Ley vivirá por ella. Satanás, y en su reino de la muerte solo tienen poder contra aquellos que no cumplen la Ley, los 613 mandamientos en obra  y en intención del alma. El hombre no los puede cumplir, solo Dios  puede.

Cuando Cristo lleva la carga de nuestros pecados en Si, paga por nosotros, en nuestro lugar, pero no paga por Él, puesto que Él no peca, porque el pecado es apartarse de Dios mientras que Él es Uno con el Padre. Cristo dijo: es necesario que se cumpla toda justicia, porque Él sabía que el Padre, que es justo, no podría dejar su alma en el hades, porque Él demuestra que es La Vida, y tras la muerte física es resucitado para demostrar que todo dominio y potencia están bajo Su poder.

En el hades anuncia la justicia de que el Padre le dará vida, y ese anuncio se hace en la eternidad, donde se le anuncia a todos los muertos, a todos los hombres que el Padre le resucitará de los muertos, para que si se arrepienten tengan vida de nuevo, en la resurrección con Él y esta vida es eterna.

La muerte en nosotros ya no tiene poder en cuanto que si aceptamos que Él ha llevado nuestra culpa de desobediencia a Dios y nuestro pecado de vivir sin Dios y de que hemos servido al enemigo de Dios en vez de a Él, en Cristo tenemos vida y esta nueva vida es para la eternidad, sin el imperio de la muerte y sin las tentaciones de este mundo.

El arrepentimiento, o cambio de mente, lleva a una conciencia que quiere ser santa para con Dios, aunque no podamos ser perfectos en nuestras vidas en la tierra por estar sometidos a los deseos de la carne que batallan contra el alma, si nuestra conciencia es la de querer servir al Espíritu de Dios.

La libertad a la que nos lleva el Libertador es que en el nuevo Reino, el de Dios, ya no estaremos sometidos a los deseos de la carne, porque nuestro cuerpo ya no será el carnal con sus pasiones y deseos, de donde proceden el odio y las guerras, sino el espiritual que se agrada en las cosas de Dios.

...Nos vemos en la resurrección de los muertos...

TEXTOS BÍBLICOS

ISAÍAS 26

19Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán. ¡Despertad y cantad, moradores del polvo! porque tu rocío es cual rocío de hortalizas, y la tierra dará sus muertos.

OSEAS 6

1Venid y volvamos a Yahweh; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará. 2Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él. 3Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Yahweh; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra.

MATEO 10

8Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.

MATEO 11

5Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio.

MATEO 22

29Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios. 30Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo. 31Pero respecto a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios, cuando dijo: 32Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos. 33Oyendo esto la gente, se admiraba de su doctrina.

MATEO 26

32Pero después que haya resucitado, iré delante de vosotros a Galilea.

JUAN 5

29y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.

JUAN 6

40Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquél que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.

EFESIOS 2

6y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, 7para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. 8Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9no por obras, para que nadie se gloríe. 10Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

1ª PEDRO 1

3Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, 4para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros, 5que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.

1ª PEDRO 3

21El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo, 22quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades.

APOCALIPSIS 20

5Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección.

1ª CORINTIOS 15

3Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; 5y que apareció a Cefas, y después a los doce. 6Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. 7Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; 8y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí.

12Pero si se predica de Cristo que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos? 13Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. 14Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. 15Y somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan. 16Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; 17y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. 18Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron. 19Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres.

20Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. 21Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. 22Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. 23Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. 24Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. 25Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. 26Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte.

35Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán? 36Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes. 37Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano; 38pero Dios le da el cuerpo como él quiso, y a cada semilla su propio cuerpo. 39No toda carne es la misma carne, sino que una carne es la de los hombres, otra carne la de las bestias, otra la de los peces, y otra la de las aves. 40Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales; pero una es la gloria de los celestiales, y otra la de los terrenales. 41Una es la gloria del sol, otra la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas, pues una estrella es diferente de otra en gloria.

42Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción. 43Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder. 44Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual. 45Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante. 46Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual. 47El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo. 48Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales. 49Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial. 50Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.

51He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, 52en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. 53Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. 54Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. 55¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? 56ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. 57Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.

Y Ud. ¿quÉ le dirá a Jesús, cuando le vea sentado en el trono de Gloria, como Rey de reyes, en el DIA de la resurrección de todos los muertos y transformación de vivos?

 

  • Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y llamárase su nombre: Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. Profecía de Isaías 9:6.


  • Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mi. Palabras de Jesucristo. Evangelio de Juan 14:6.
  • Ud. quiere conocer a Dios, pero sabe que el camino no es por las religiones, ni por las sectas, ni por la sociedad. El mundo, sin Dios, ha fracasado. ...Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son... Juan 17:9. Oración de Jesús.


  • Si de verdad busca Ud. a Dios, comience hoy una nueva vida, de la verdadera mano de Dios. El Evangelio es el mensaje para todas las naciones, sin importar la raza, la procedencia ni la cultura. Dios es el Salvador de aquellas personas que le abren su corazón y se arrepienten de vivir sin El.


  • ...Así que hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano. 1Corintios 15:58.

  © Copyright. Todos los derechos reservados.  Desde Jesucristo.net  se autoriza la utilización de estos textos, previa petición, sin que se altere el contenido y citando su procedencia.